Tilcara, la enfermera y el misterioso alemán



El fútbol está repleto de mitos e historias. Falsas y verídicas. En muchos casos, solamente los que fueron protagonistas saben qué pasó y qué se inventó en torno a un determinado hecho. Hay algunos que ya son de público conocimiento y otros que se van revelando a medida que diferentes circunstancias crean las condiciones para que salgan a la luz.

Sue Carpenter, enfermera norteamericana fue la que hizo las veces de verdugo de Diego Armando Maradona en la Copa del Mundo 1994. Fue quien ingresó al campo de juego en Dallas para llevarlo al control antidoping post partido con Nigeria. El otro fue Sergio Vázquez, a quien nadie fue a buscar. A quien nadie fotografió.

Alfio Basile, entrenador de aquel equipo argentino hizo púbica su opinión sobre aquel caso que sacó a Maradona de la Copa del Mundo y le dio un golpe de knock out a su equipo, que sería eliminado en octavos de final a manos de Rumania.

“No tengo dudas que la FIFA nos volteó”, sentenció. “Teníamos un equipazo que estaba para ser campeón, pero cuando vi a la enfermera que lo vino a llevar a Diego supe que algo raro pasaba, que nos habían limpiado”.

En un evento de la gaseosa Coca Cola, conducido por el periodista Juan Pablo Varsky, en el que también estuvieron el ex jugador Juan Pablo Sorín, la periodista Luciana Rubinska y el escritor Pablo Alabarces, el “Coco” no vaciló en asegurar una y otra vez que fue el ex presidente de FIFA Joao Havelange quien sacó a la albiceleste de la Copa del Mundo. “Nunca vi algo parecido, hasta nos dijeron que no vayamos a exponer nuestra defensa porque no había nada para hacer. Era su último Mundial como presidente de FIFA y Brasil no salía campeón desde 1970. No tengo dudas”, insistió.

Luego, Maradona no volvería a jugar por el equipo nacional, posteriormente dirigido por Daniel Passarella, con quien mantiene hasta hoy una marcada distancia por viejas rencillas. Sin embargo, doce años después, según el ex lateral de Argentinos, River y Cruzeiro, entre otros, Diego también fue protagonista en la participación argentina en Alemania 2006.




Sorín, capitán del seleccionado dirigido por José Pekerman, reveló que una de las cábalas o rituales que había encontrado aquel equipo era la participación de Maradona en la arenga previa a los partidos. Sin embargo, “misteriosamente” el ex Boca no apareció por el vestuario en la tarde que Argentina debía enfrentar a los locales por los cuartos de final. “Dicen que no entró ni al estadio en Berlín”.

“Alguien no lo dejó pasar. El alemán que no lo dejó pasar a vernos por primera vez en el torneo fue quien nos eliminó. Nos rompió la cábala”, dijo Sorín.



Pues entonces no fue el papelito para que Lehmann ataje los dos penales ni el gol de Klose para empatar el juego. Fue quien le prohibió la entrada a Maradona para que los jugadores “salgan inyectados de energía” al campo de juego, como describe Sorín que ocurría después de escucharlo.


“Creer o reventar”, fue la frase que se repitió varias veces en el evento, donde la gaseosa mostró un documental donde los campeones de 1986 vuelven a Tilcara para que en 2018 la Selección pueda consagrarse nuevamente tras la supuesta promesa incumplida del plantel dirigido por Bilardo.

Las cábalas, la suerte, los rituales y la racionalidad en el fútbol, en cada uno de sus facetas fueron los protagonistas de la charla que mantuvieron los invitados, en la que la anécdota de Sorín fue la protagonista por la desconocida anécdota que contó. “Desde mi racionalidad, porque así soy, me convencí que por eso quedamos afuera”, afirmación apoyada por Alabarces, quien se sumó al análisis de las creencias en un deporte como el fútbol.

Creer o reventar, además de entrenar y jugar. Así es el fútbol para los argentinos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Estúpidas comparaciones

Odio las fiestas, Sampaoli también

Yo sí me acuerdo del que salió segundo