Heinze no le erró por mucho

Gabriel Heinze, ex defensor del seleccionado argentino, Newell's, Real Madrid y Manchester United, entre otros, dijo, al ser presentado como nuevo entrenador de Vélez, que "el periodista siempre va a ser mentiroso".

Chocante. Agresivo. Errado, aunque no del todo. Porque el "Gringo" entiende de qué se trata la industria del fútbol. Tiene 39 años. ¿Cuántos años habrá estado en el fútbol contando infantiles, inferiores, profesionalismo y entrenador? ¿35? Supongamos que en contacto con la prensa los últimos 20 de su vida. Prensa de todo tipo y de los más variados países e intereses económicos.

Un tipo de su experiencia y trayectoria no diría algo así solamente porque se le ocurrió. Conoce el paño. 

Está mal generalizar. Claro. Muy mal. Pero Heinze llega a esa conclusión desde la experiencia y desde el entender cómo fue mutando la prensa a lo largo de los años, sin la necesidad de haber ejercido la profesión más linda del mundo.

Entendió que los medios se transformaron en operadores. No solamente en el deporte. Entendió que algunos, en vez de dedicarse a informar, hacen de cuenta que opinan y simulan tener información para influir en el desarrollo, por ejemplo, de una transferencia de un futbolista, de una convocatoria a la selección nacional o la designación de un entrenador.

Espanta. Da náuseas. Más todavía cuando se comparte profesión con "colegas" así.

Pero nos hicieron mierda. Desde los que manejan los medios detrás de un escritorio sin entender de qué se trató esto toda la vida, o desde el uso de un micrófono o una computadora porque la prensa se convirtió en parte del negocio llamado fútbol, uno de los tres o cuatro más grandes del mundo, junto con las armas, las drogas y la prostitución.

La FIFA, solamente con lo que recauda en una Copa del Mundo, es capaz de financiar los siguientes cuatro años. Además de tener más afiliados que las Naciones Unidas, entre otros datos.

Entonces no hay manera que los buitres, que se hacen llamar periodistas, no quieran ser parte del negocio. Lo necesitan y los necesitan. Y justo ahí el cajón de manzanas de llena de gusanos, de excremento.

Hay periodistas brillantes. Muchos sin lugar. Hasta debe haber algunos muy malos que no son mentirosos, solamente son malos. Heinze no le erró por mucho. 


Comentarios

  1. El gringo Heninze. Gran lider fuera y dentro del campo. Tecnicamente algo limitado. Lo quise siempre en mi equipo. Con esos se gana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Estúpidas comparaciones

Odio las fiestas, Sampaoli también

Yo sí me acuerdo del que salió segundo